lámina

lámina

lunes, 23 de diciembre de 2013

MEMORIAS DE CURRO, RATONERO BODEGUERO EN PARO

Hace mucho tiempo ya desde que perdí mi empleo. A lo largo de mi vida laboral recibí muchas muestras de cariño…  pero seguro que ya no sabríais distinguirme si me mezclo con el resto de mi familia… tal vez apuntáseis al más anciano de la foto, pues es el que siempre relata sus memorias. Se ha logrado tanto unificar la morfología de la raza a la que pertenezco que, sólo conociéndome de cerca me distinguiríais del resto.
Mi historia es una más, aunque para mí tiene un significado especial.
Los perros siempre hemos sido animales nobles y leales. Nuestra profesionalidad nunca ha sido puesta en duda. Siempre cumplimos con nuestros cometidos: guardianes, defensivos, de acompañamiento….
Pero hoy quiero hablar de mis orígenes. Por parte de padre se remontan a tiempos remotos. A una raza de perros ratoneros que velaban por la seguridad en el mar. Su misión era impedir que los roedores atacaran los maderos, cáñamos ,  lienzos  de las embarcaciones y, por su puesto, las provisiones que se almacenaban en las bodegas. Así mismo, estábamos especialmente preparados para luchar contra roedores en tierra; los graneros, cuadras y casas de campo estaban seguros con nosotros en toda la cuenca mediterránea.
Mi familia materna era de procedencia inglesa. Tenían un nombre muy musical. Fox terrier, he logrado saber. Se estableció en el marco de Jerez acompañando a los empresarios ingleses  asociados a bodegas andaluzas para expotar vino a Europa, América y Filipinas allá por el siglo XVII. Pronto se vio la conveniencia de unir también las razas de estos perros de similar cometido… Bonita alianza comercial…
Ese floreciente negocio quiso hacernos “chic”… y nos uniformó. Logró que tuviésemos  una morfología uniforme: talla mediana,  cabeza tricolor -negra,dorada y blanca, ojos oscuros, un cuerpo blanco para distinguirlo en las oscuridad, un carácter afable, inquieto, valiente… un movimiento elegante…
Nuestro cometido y nuestro porte fueron tan celebrados que hasta la Real Armada Española quiso contar con los servicios de nuestra raza, los perros bodegueros. Así, Una Real Orden de  7 de enero de 1865  dispone comprar 3 parejas de perros ratoneros bodegueros para los Almacenes Generales de los Arsenales de España (la-clepsidra.blogspot.de)
Sí, me gustaba mi trabajo en las bodegas. Las noches había que vigilarlas especialmente. Era entonces cuando los roedores tenían más actividad. El dulzor de los caldos, el aroma de las maderas… les atraía; sabían encontrar a la perfección donde habían restos que les pudiesen nutrir. Encontraban los recovecos más inverosímiles para anidar….
Todo fue bien durante mucho tiempo… a cambio de nuestra escueta ración diaria de alimento, sin otro emolumento, desempeñamos nuestro trabajo.
Un día llegaron a las bodegas unos gestores con nuevos planes. La química había logrado dejarnos sin empleo: los insecticidas y raticidas acabaron con nuestro trabajo.
Aun hoy me pregunto hasta qué punto pueden interferir esas sustancias químicas en las reacciones  que produce la fermentación del vino.
No quiero vuestra compasión; solo exponeros mi tristeza. Me formaron como perro ratonero bodeguero andaluz; cumplí sin tacha mi trabajo y un día… me dieron el finiquito sin explicaciones. Echo de menos mi trabajo.
 http://www.enriquezygil.com/blog/curiosidades/memorias-de-curro-ratonero-bodeguero-en-paro/#comment-26

2 comentarios:

  1. Me complace que le haya gustado nuestro artículo y que lo comparta en su Blog.
    Le felicito por su afición y el trabajo de difusión de esta raza canina que realiza.
    Saludos.
    Agajupi

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenas!

    Una raza muy bonita, sin duda. ¿Qué tal son como corredores de fondo? ¿Es buena idea sacarlos a pasear junto a una bici? Ahí en mi nombre enlazo un tipo de correa para engancharlos a la bici y hacer deporte con ellos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar