lámina

lámina

jueves, 14 de mayo de 2009

DESPARASITACIONES



Los animales con los que convivimos pueden albergar parásitos tanto externos como internos. Por eso es muy recomendable que periódicamente desparasitemos a nuestros animales con los productos adecuados.
Desparasitación Extena: Pulgas y garrapatas son los parásitos externos que constantemente atacan a nuestros perros, sobre todo a partir de primavera. Dichos parásitos además de ser molestos provocan enfermedades y heridas en la piel, son contagiosas a las personas. Por lo tanto es importante llevar a cabo un organizado programa de desinfección.
Para prevenir individualmente a cada perro, podemos colocarle un collar antiparasitario. Además es conveniente si el perro ya tiene pulgas o garrapatas el tratar al animal con polvos, champús o pulverizadores.
El entorne también debe ser tratado, tanto para evitar los inmaduros (huevos o larvas de pulgas y garrapatas) como los parásitos ya adultos.
Desparasitación Interna: Los perros pueden albergar en su interior dos tipos de parásitos: Los vermes redondos o Ascaris y los vermes planos o Tenias. Ambos actúan tanto en los cachorros, retrasando su crecimiento, como en los adultos, provocando inflamaciones instentinales, vómitos, adelgazamientos e incluso poniendo en peligro la vida de nuestros perros.
Los perros se infectan por ingerir huevos y parásitos. El contagio se produce generalmente por contacto con otros animales parasitádos y también a través de la placenta y la leche materna.
Un perro parasitádo puede a su vez, infectar por caricias y lameduras a hombres y otros animales, provocandoles graves problemas de salud. El riesgo de contagio es mayor en los niños por estar en más estrecha relación con los animales. De aquí la importancia de tener desparásitados a nuestros ejemplares.
Por lo tanto es importante desparasitar a los perros dos veces al año. Y a la perras dedicadas a la cría justo ante del celo y a partir del parto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario